Vio a una hermosa chica en mi sueño

~Historia de suspenso~

2020.10.20 01:34 chonny433 ~Historia de suspenso~

Me encontré esta historia en inglés, me gusto mucho y quise traducirla.
Mi nombre es Dania, tengo 19 años, soy la mayor de tres hermanas y un hombre. Hace un año que estoy en esta celda fría y alejada de las demás reclusas.. me consideran de muy alto riesgo y he sido condenada a la inyección letal... Tengo una celda para mi sola y no salgo de aquí, me dan de comer por medio de una puerta, jumm. .. me tienen miedo. El psiquiatra que viene a verme necesita ayuda me sedán primero con un dardo como si fuera una bestia.. ja ja ja me tiene miedo mi diagnóstico es desequilibrio mental con triple personalidad pero mas bien creo que lo que temen es que les haga lo que les hice a esos hombres...le temen a mis ojos azules celeste, mis labios carmesí, mi piel blanca y buen trasero, bubys de buen tamaño y firmes y mi sensual manera de ver y moverme, se nota que se ponen nerviosos lo que no saben es que si hice todo eso es por que me sentía asustada y solo me defendía.. Hace 11 años vivía con mi madre y mis cuatro hermanos en un poblado de Texas, mi madre de sangre latina es mexicana, mi padre... solo se que era francés y que mi madre se embarazo de mi en un baile en su pueblo allá en Michoacan, México. Y que se vino a USA sin saber qué estaba embarazada aquí nací, mi madre se llamaba Fabiola era bonita una gran mujer muy sensual... pero muy puta. Mis hermanas son de diferente hombres y mi hermano es de mi padrastro Javier un mexicano borracho, con aires de macho. Mi madre trabajaba en un bar de quinta mal oliente para poder mantener a su macho. Por que yo a mis ocho años no estudio tengo que trabajar vendiendo galletas y ayudando en una tienda a un viejo loco que me daba asco y miedo pero necesitaba llevar de comer a mis hermanos. Un día mi madre se fue a su gran trabajo y me dejo como siempre al cuidado de mis hermanos recuerdo la fecha como si fuera ayer era un 20 de abril era ya de noche y venía una tormenta yo abrigue a mis hermanos y los lleve a la cama todos dormíamos en una sola cama todos apretados, Javier no estaba..... Así que me apure a hacer todo recoger lo que mi madre no hacía por dormir todo el día, lave trastos y recogí todo me sentía cansada y tenia frío la tormenta azotaba con todo y por primera vez sentí miedo, miraba como las gotas de lluvia resbalaban en las ventanas el aire soplaba con fuerza y entre la oscuridad al irse la luz vi una sombrita era mi hermanito de un año que gateando llegó a mi lado lo mire y me abrazo con fuerzas le dije que todo estaba bien y me quede sorprendida pues como se bajo de la cama fui a ver y la vieja cobija estaba tirada al parecer se cayo lo abrace y arrullé hasta que se durmió me quede acostada a su lado y me gano el sueño, de pronto escuche entre sueños una respiración agitada un olor putrefacto entre mal aliento, alcohol y cigarro, sentí como unas manos ásperas recorrían mis piernas y desperté asustada era Javier, quise pararme pero se acostó encima de mi su cuerpo gordo me ahogaba y me decía al oído que me cogeria asta hacerme gritar y aullar como perra... por un momento recordé que mis hermanos despertarian y se asustarían también recordé cuando mi madre se cogia a sus amantes siempre lo hizo frente de mi así que sabía lo que me pasaría y no podía escapar así que como pude le dije no aquí por favor... el me jalo al suelo y luego me jalo del cabello hasta la cocina me aventó con fuerza y caí al piso, el se paró frente mí y se bajo el pantalón y quedo al aire su pene, un pene grande y grueso muy erecto percudido y olía a pescado me puso de rodillas frente a él y me jalo del cabello me dijo mama perra sucia casi me daba vómito y como me vio arquear me bofeteo me dijo si no lo haces iré por tu hermana mis ojos se llenaron de lágrimas y quise gritar pero sabía que nadie podía ayudarme así que con todo el asco del mundo empecé a mamar ese asqueroso y pudriente pene cada vez gemía como loco trate de morderlo pero me miró y me dijo si me muerdes mató a tus hermanos así que seguí luego se vino en mi boca yo vomite pero me jalo y me arrancó mi ropa de un jalón, mi desnudez quedó frente a él, mi delgado cuerpo yacía frente a un tipo de 1.80 de estatura para ser mexicano era alto su robusto cuerpo pesaba aproximadamente 100 kilos, me trate de tapar pero fue en vano el me jalo hacia el y por un momento quise gritar sin embargo recordé a mis hermanos y caye, sus ásperas manos tomaron mi débil cuerpo y me tiro al suelo sujeto mis piernas y las abrió a par me se echó encima y con su pene traspaso mi vagina me tape la boca pues el dolor era horrible mis lágrimas rodaban por mi rostro y el embestía con rudeza el dolor era insoportable pero aun así no grite volteaba a ver a todos lados buscando con que quitármelo de encima pero no podía ni respirar, mientras el jadeaba en mi oído como cerdo y me decía maldita perra estas bien apretada me gusta como gimes y volvía a embestir después de un rato se vino y se salio de mi sentí que me partía en dos y quise moverme y huir sin embargo me jalo de mis pies y dijo a donde vas aún no termino de cogerte perra desgraciada y me volteo tomó con sus manos mi cadera y me puso de cuatro me penetró por el ano y la dejo ir toda sentí un inmenso dolor y mis lágrimas rodaban por mis mejillas el embestía con fuerza se aferraba a mi con los brazos y me la dejaba ir con todo sentí que el tiempo se detuvo y no terminaba mi dolor de repente se cayo encima de mi aplastandome no podía moverme y tampoco respirar el maldito se quedo dormido y su asqueroso pene dentro de mi... con la poca fuerza que me quedo y con mucho trabajo pude safarme pero no podía ni pararme, sangre escurría entre mis piernas y mi ano palpitaba con dolor con trabajos me arrastre hasta el baño abrí la regadera y me lave con jabón con un mecate me tallaba mi cuerpo queriendo arrancar mi piel y dejar de sentir sus asquerosas manos y su putrefacto aliento me quede bajo el agua llorando y deseando matarlo por primera vez sentí el sentimiento más fuerte en mi vida quería matarlo lo odie y odie a mi madre por no estar, la odie por permitir que esto me sucediera a mi corta edad, por no ser una madre como otras que llevaban a sus hijos al parque y les compraban un globo, a mis ocho años no tenia infancia tenía que ser madre de mis hermanos, yo los bañaba y les daba de comer. Odiaba ser la mayor y tener que vivir así, mire el espejo y lo rompí tome entre mis manos un pedazo y quise cortarme la garganta para terminar este infierno pero recordé a mis hermanos si yo moría mis hermanos se quedarían solos pues mi madre no los cuidaba el bebe moriría de hambre y de seguro Javier tomaría a mis hermanas para saciarse así que sólo lloré en silencio, con trabajos me pare y busque una toalla sanitaria para ponérmela pues aun sangraba salí del baño y vi a Javier tirado en el viejo sillón ya se había puesto la ropa y roncara como cerdo quise enterrarle un cuchillo pero me dio miedo así que camine a el cuarto busque mi ropa y me vestí gracias a Dios mis hermanos no despertaron tome un trapo y limpie mi sangre, todo me dolía me fui a la cama y lloré un buen rato hasta que escuche llegar a mi madre para variar ebria ya no dormí, pronto el sol entró por la ventana entre las rotas y viejas cortinas mi hermanito despertó y me abrazo yo lo abrace también, como pude me pare fui a la cocina y le serví leche, mis hermanas se levantaron y desayunaron con leche y Marin la más chica me abrazo y vio mis ojos rojos e inchados mi labio abierto y me pregunto que te paso? Cattia y Mirelle me miraron y me abrazaron les dije nada me caí anoche soy muy torpe. Después salí a la tienda del viejo loco para trabajar pero cada vez que me movía sentía que filosas navajas me cortaban por dentro llegue hasta la tienda y el viejo me miró sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo que te hicieron yo sorprendida pues siempre le tuve miedo y asco pero me tomo de la mano y me ayudó a sentarme en verdad solté un grito de dolor y lloré como nunca grite y el me abrazo con delicadeza le dije me quiero me quiero morir... el viejo me dijo no hija aún eres un pequeña no pienses así se que te lastimaron y que no eres feliz pero no pienses así me tomo entre sus brazos y me cargo me llevo asta su casa que estaba atrás de la tienda me acostó en su cama y me puso un medicamento para el dolor me lavo y me reviso me dijo te lastimó muy feo ese hijo de puta pero verás lo mataré yo le dije no yo lo haré..después perdí el conocimiento me desmaye.. Cuando desperté me sentía mejor y vi a mi alrededor vi medallas de honor y la bandera de México y Estados Unidos una gran foto de un joven militar me senté y ya no sentí dolor en eso entró el viejo le pregunte quien es el??... el sonrió y dijo no siempre fui feo y viejo... soy yo fui militar ahora estoy retirado soy latino mis padres fueron mexicanos y yo nací aquí me metí al ejército y por una metralla me retire pues me destrozo los nervios de mi pie y ya no servía para el ejército... También vi una escopeta y le dije enséñame a disparar me miró y dijo aún eres muy pequeña para aguantar el golpe de una escopeta y conteste si aguante las cógidas de ese cerdo sin gritar que no aguante eso... me miró y sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo esta bien pero te enseñaré primero con una pequeña... mañana lo haré ahora es muy tarde para eso pregunté que hora es y me dijo ya son las 6 me pare rápido y no sentí dolor y le dije que me hizo ya no siento dolor y me contesto te puse un medicamento para el dolor el que tomo para mi dolor del pie durará el efecto hasta mañana y entonces te pondré otra pero ahora a donde vas??? Le dije voy a mi casa mis hermanos están solos y no quiero que les hagan lo mismo que a mi me dijo y di vuelve a atacarte no niña yo iré y lo denunciare le dije no yo me vengare además mis hermanos me necesitan así que salí de ahí y regrese no negaré que tenia miedo pero cuando llegue mi madre me pregunto que por que tarde la vi con el ojo morado y pregunté que te paso me contesto ese pendej0 me pego y se llevó mi dinero y tu donde diablos andabas y que te paso le dije que me había caído pues si le decía la verdad no me creería y de seguro también me golpearia... por un mes Javier no volvió y mientras tanto yo planeaba mi venganza y el viejo Antony me enseñaba todo lo que sabía y yo con el hambre de venganza aprendí todo pronto cumpliría 9 años y yo ya era una experta en armas y tácticas de defensa cada noche que mi madre se iba esperaba que llegara Javier pero no llegaba mientras tanto yo planeaba mi venganza...una tarde cuando regresaba de la tienda a casa vi a Javier en el pueblo con siempre borracho así que corrí a la casa mis hermanos estaban jugando mi madre se fue y les dije entren les di de cenar y les dije a mis hermanas yo saldré pero quiero que se queden no habrán a nadie atranque la puerta por dentro y cuando llegue yo les silvaré tres veces y entonces abren... me metí a bañar tome un vestido de cantinera de mi madre y me lo puse me maquille y pinte mis labios de rojo me puse una peluca de mi madre pelirroja y su perfume barato... A pesar de ser niña era alta y me veía bien salí de casa y me fui en busca de Javier no tarde mucho estaba en un bar entre y me acerqué a el me miró y le dije ven el se paró y yo camine apresurada salí del bar y el detrás mío, camine por un sendero con arbustos para seguir por el bosque el detrás mío caminé hasta estar lo suficientemente lejos del pueblo y me detuve lo mire y me miró me dijo perra te gustó como te cogi que vienes por más yo le conteste si me gusta tu verga y quiero que me cojas el se desabrochó el pantalón y le dije espera primero brindemos y saque de mis ropas una cerveza a la cual ya le había puesto somníferos lo suficiente para inmovilizarlo pero no dormirlo le dio dos tragos y se la acabo yo hice que me quitaría la ropa pero pronto cayó como gran cerdo lo desnude le rompí la ropa con un cuchillo muy bien afilado y lo amarre de pies y manos el asustado me decía que le haría y le dije.... Lo mismo que me hiciste le puse una mordaza en la boca y prendí una fogata y puse un palo a arder con la punta ya a rojo vivo el carbón se lo metí por el ano... ja ja ja ja el hijo de puta se retorcía como vil gusano y gritaba pero no se oía pues su boca estaba tapada... lo embestía duro y sacaba y metía y el se retorcía luego apague cigarros en su asquerosa humanidad y con el cuchillo le corte el pene y los huevos ja ja ja fue mi parte favorita pues se sacudía como cerdo en matadero gritaba y gemía lloraba y suplicaba pero yo gozaba de su dolor después ya sin fuerzas le quite la mordaza y le metí su pene en la boca con todo y huevos y le cerré la boca y cosí con hilo y aguja.. Sus ojos se pusieron blancos y su cara roja se asfixiaba y poco a poco murió debo confesar que por primera vez me excite y sentí placer al ver como moría luego con gasolina rocíe su cuerpo y puse leña encima de él y prendí fuego era increíble ver como se movía el cuerpo y se quemaba lentamente parecía que se pararía pero no ya estaba muerto... esa noche llegue a casa silve y mis hermanos me abrieron sentí paz y satisfacción me metí a bañar metí la ropa y peluca a la basura y la queme y me fui a dormir al otro día la noticia en el pueblo una persona había sido encontrado calcinado casi echo cenizas sólo los huesos quedaron y ya sabían quien era pues encontraron su identificación tirada era Javier mi madre lloraba amargamente y la odie... en el pueblo rumoraban que una mujer pelirroja lo había sacado del bar pero nadie sabía quién era y yo gozaba de venganza... seguí trabajando en la tienda el viejo Antony me dijo fuiste tu verdad y le sonreí jamás hablamos del tema y mi vida siguió pasaron dos años y nunca supieron que le paso a Javier yo cumplí 11 y para entonces ya empezaba a desarrollarme y muchos niños me veían con ganas de hablarme pero yo era tímida y callada... una tarde cuándo regresaba de la tienda entre a la casa y encontré a mi madre casi cogiendo en la cocina y mis hermanos presentes... entre y dije madre ella me miró con irá y me dijo que diablos quieres le dije no hagas eso delante de mis hermanos tome a mis hermanos y los lleve al cuarto mientras ella y el fulano se marchaban esta vez el tipo se llamaba Carlos era un licenciado que era venezolano y estaba de paso en el pueblo un tipo moreno alto delgado bien vestido pero algo no me gustaba de él... esa noche no pude dormir pues la cara de Carlos se aparecía en mis sueños y no entendía por qué, paso el tiempo dos meses para ser exacta Carlos había pasado de nuevo al pueblo y busco a mi madre se quedo varios días en el pueblo y mi madre y el salían yo igual que siempre en el rol de madre de mis hermanos salía de casa y a trabajar una tarde llegue a casa con un pastel pues mi hermano cumplía tres años abrí la puerta y casi me desmayo mis hermanas estaban sangrando de la boca y nariz tire el pastel y vi a mi madre tirada en el viejo sillón completamente ebria abrace a mis hermanas y les pregunté que paso de pronto me acorde de mi hermano y les pregunté donde esta el bebé catty me miró y señaló el cuarto y lloro con fuerzas yo corrí al cuarto para ver la peor escena de mi vida mi hermanito mi bebé tirado sin ropa y sangrando de su trasero apenas y respiraba lo tome en mis brazos y grite noooooo por que el, corrí con mis hermanas y les dije que paso quien fue y catty dijo fue Carlos llegó empezó a tomar con mi madre después que mi madre cayó el fue al cuarto y agarro al bebe el dormía yo le dije no y me golpeó luego fue en contra de mis hermanas y también las golpeó yo trate de defenderlos pero no pude desnudo al bebé y lo lastimó lloraba y el no lo soltaba mamá nunca despertó.. mi corazón se murió y mi cabeza se nubló voltee a ver a mi madre y la odie más tome a mi hermanito y mis hermanas salimos de la casa y lleve a mi hermano con Antony lo llevamos al hospital del pueblo pero mi hermano llegó muerto murió entre mis brazos mientras le iba cantando de cuna... llegamos al hospital y los doctores lo revisaron pero me miraron y me dijeron lo lamentamos ya esta muerto...en ese momento sentí que mi corazón murió y mi alma salió de mi cuerpo mi cabeza se nubló y salí corriendo de ahí...de pronto mi mente se puso negra y recordaba sus risas, todas las mañanas me despertaba con besos y un te quelo mamá, sus pequeñas manos me abrazaban y sus lindos ojos sonreían con gran dulzura e inocencia y ese maldito se la arrebato.. entre a la casa y mi madre seguía tirada la mire con rabia mi sangre hervía tome el lazo de las cortinas la amarre de pies y manos y arroje agua hirviendo en sus piernas ella despertó y grito me miró asustada y aterrada y me dijo que diablos haces la mire y la golpee con todas mis fuerzas y grito ella estas loca y le dije eres una puta mientras tu te caes de borracha ese hijo de puta violó y mató a mi bebe me miró confundida y pidió perdón suplicaba que la dejará y yo la tome de los cabellos y con un cuchillo corte su garganta su sangre salía a chorros y ella se ahogaba mientras tanto la bañe de gasolina y fui a la cocina abrí el gas y puse un cigarro en la mesa salí corriendo de ahí y a lo lejos una explosión sentí placer y corrí a casa de Antony tome ropa y me bañe tire la que manche de la sucia sangre de mi madre y la queme después fui a el hospital a recoger el cuerpo de mi hermano lo lleve a la funeraria y después a sepultarlo frente a su fría tumba juré vengar su muerte ese día enterré a mi hermano y con el mi infancia e inocencia y nació una asesina llena de venganza... abrace a mis hermanas y cuando salíamos del panteón el pueblo entero llegó con cara de sorprendidos pues mi casa se quemo y dentro de ella mi madre me miraban con lástima pero no sabían que yo era la asesina, mi inocencia fue arrebatada y mi corazón endurecido. Para ellos era una inocente niña en tragedia más ese día nació mi locura y mi sed de venganza... Después de ese día busque a Carlos hasta debajo de las piedras,pero nadie sabía de él... paso un año y mi desarrollo era evidente parecía una chica de 15 y seguía trabajando en la tienda y vivíamos con Antony el era como un padre nos cuidaba en mis ratos libres planeaba mi venganza y buscaba a ese bastardo... un día llegó a la tienda un chico se llamaba Frank era muy apuesto era el popular de la secundaria del pueblo iba en 9no grado era un chico guapo me impacto al momento me saludo y pidió una gaseosa y me agarro la mano cuando le cobre me sonroje y se río me pregunto mi nombre y le dije Dania el me dijo soy Frank y quiero invitarte al cinema hoy en la noche yo dije si claro esa noche fuimos vimos la película de terror la matanza de Texas hay me di ideas de lo que le haría a Carlos... término la película y salimos caminando del cinema y me dijo vamos a ver las estrellas me llevo a un lugar retirado del pueblo y nos acostamos en la hierba vimos las estrellas de repente el se acostó encima de mi y me beso por primera vez sentí un beso rico mi corazón latía rápido y sentí mi vagina palpitar el empezó a acariciarme y me estremecí de pronto levantó mi falda y metió su mano en mi ropa interior y me sobada con delicadeza yo sentía arder quise parar pero mi cuerpo no respondió y el me penetró con sus dedos me hizo gemir y entonces me bajo mi ropa y su pene algo grande y gordo bien erecto me penetró y yo gemía de placer de repente en mi mente recordé a Javier y me asuste pero el lo hacía tan bien que seguí luego yo se lo mame y se vino me dijo wuooo eres una experta y le dije no tú me provocas luego nos vestimos y nos fuimos a casa.. esa noche soñé con el y me volví a mojar.. al otro día salí directo a la escuela para verlo pero entonces vi a Frank con otros chicos y estos le daban dinero y dijo apuesta cumplida y entre su pantalón saco mi sostén sentí rabia y mi sangre hirvio me retire sin que se diera cuenta y mi plan empezó... después en la tarde fue a verme quise golpearlo pero me aguante y lo recibí con una sonrisa pero dentro de mi planeaba como hacerlo pagar. El sonrió y me acarició el rostro me dijo que me deseaba yo le dije que también deseaba ser suya entonces me dijo vamos te tengo una sorpresa. Camine con el hasta una cabaña vieja y abandonada en medio de la nada entramos y en seguida empezó a besarme con pasión yo sentía mi cuerpo encender y mi respiración se agitaba, sus manos recorrían mi cuerpo y terminaban apretando mis nalgas luego me abrazaba con fuerza y me pegaba a el su miembro estaba duro y seguía besándome con desesperación y sus manos empezaron a levantar mi vestido y llegaron hasta mi vagina la cual ya estaba mojada de la excitación que tenia bajo mi ropa interior y con sus dedos jugaba con mis labios y clitoris, mientras su boca bajaba por mi cuello hacia mi escote y con una mano desabrochó mi vestido y con la otra seguía jugando con mi vagina, mi vestido se abrió y dejo al descubierto mis senos de buen tamaño los cuales chupaba con ansias y mordía mis pezónes despacio y con un dedo penetraba mi vagina eso me hacía gemir como loca después me volteo y empezó a penetrarme con su pene me tomaba de la cadera y tiraba hacia el con fuerza y luego me alejaba, mis nalgas topaban con su cuerpo y eso me excitaba más luego se estremeció pues se vino dentro de mi pero yo no termine así que lo tire en el piso y me monte en el me sentía morir de placer de pronto vi un martillo lo tome con mi mano y entre el vaivén de mi cuerpo tome el martillo y lo levante el tenía cerrados los ojos y cuando lo iba bajando con fuerzas me vio abrió grandes los ojos y solté el martillo contra su cabeza con fuerzas su cuerpo convulsiono y su sangre corrió por el piso seguí golpiando al ritmo de mi cuerpo encima de él y pedazos de su cerebro con hueso volaban mi excitación fue tanta que sentí varios orgasmos juntos, después me vestí y con una hacha lo partí en pedazos la sangre salpicaba todo. Tome sus partes del cuerpo y las metí en varias bolsas de plástico Ya era de noche así que corrí a casa entre a escondidas me bañe y queme mi ropa manchada, tome la camioneta de Antony y la acerque lo más que pude a la cabaña y empezó a llover muy fuerte y yo entre a la cabaña y empecé a subir sus partes a la camioneta primero una pierna, luego un brazo, después la cabeza y así.. maneje toda la noche ya casi de madrugada llegue a un pantano la verdad no recuerdo como llegue hasta ahí pero baje y vi que había pantanos y cocodrilos empecé a bajar todo y lo saque de la bolsa me retire y los cocodrilos hicieron todo se lo comieron y hasta que terminaron todo regrese y las bolsas las tire en un contenedor de basura y me fui a casa llegue un poco tarde lave la camioneta muy bien y me fui a la tienda Antony me dijo donde estabas le dije fui a al otro pueblo a dejar un pedido me dijo sabes andan buscando a un chico ayer no llego a su casa y lo andan buscando yo le dije que no sabia nada me dijo vi que ayer vino y te fuiste con el.. y entonces le dije aa es Frank si ayer fuimos a el campo deportivo luego llegó un tipo algo molesto y me dejo ahí se fue en una camioneta con ese tipo y yo regrese para entregar el pedido del señor del rancho del otro pueblo y me quede varada por la tormenta pero no se que mas paso con el...Antony me miró y me dijo se muy bien que hiciste a mi no me mientes entonces sonreí y le dije yo momento hice nada.. entre a casa y hice de comer a mis hermanas.. luego me fui a la cabaña pero ya no estaba estaba quemada no entendía como se veía que apenas se había quemado me fui a casa y Antony me dijo no creas que solo tu puedes desaparecer evidencias... Así que seguí con mi vida todos buscaban a Frank pero no lo encontraban y como es un pueblo nada sospechaban. Mientras tanto seguí buscando en otros pueblos a Carlos pero no lo encontraba así que empecé a viajar a otros estados para ver si lo encontraba así paso un año más hasta que una mañana en mi mismo pueblo apareció Carlos con un cambio muy drástico
Estaba rapado y había engordado vestía como un vaquero su apariencia era otra pero su maldito rostro nunca lo olvidé lo seguí hasta que llego a una casa cual seria mi sorpresa el llegó a casa de Frank me quede sorprendida y cuando entro la madre de Frank lo abrazo y el lloro... iba pasando un chico y le pregunte oye ese tipo quien es y me dijo a Es el padre de Frank vino a ver si ya encontraron a Frank pues no es de acá me cayo un balde de agua fría en la espalda quien diría que yo le arrebate a el asesino de mi bebé su propio hijo mi cara sonrió y ahora empezaría a planear bien su muerte lenta y larga.. Me fui a la casa me bañe me puse un pantalón de hombre me corte el cabello como hombre y me puse una venda en mis senos luego me puse una camisa y una chamarra me puse una gorra, me puse pupilentes cafés y me fui al pueblo camine hasta encontrarme a Carlos me miró y sonrió yo lo salude entonces El me siguió me metí a un bar y este entró detrás mío le invite un trago y me pregunto mi nombre le dije me llamo Daniel empezó a contarme su patética vida y yo le dije que ya me iba ya era de noche entonces me tomo del brazo y dijo si a mi me gustaban los hombres y dije si entonces me dijo que quería pasar un rato conmigo le dije que estaba bien que en una casa abandonada sería mejor así salimos del bar asta una casa abandonada yo le dije toma un trago más y este se lo bebió de pronto me dijo vamos déjame tenerte y le dije yo te quiero mamar la verg∆ y luego me lo metes y yo a ti el dijo si pero el efecto de los somníferos empezó y se cayo, lo levante y dije déjate amarrar para que sea mejor pero se desmayo así que lo amarre y lo colgué cuando despertó yo estaba ya vestida de mujer y el desnudo amarrado de pies y manos y colgado le dije sabes lo que le paso a tu hijo y le conté a detalle lloro como maricon y me decía que lo perdonará que lo dejara ir suplicaba y entonces le corte la verg∆ y la cocine delante de él luego se lo hice tragar mientras se desangraba y luego tome un tubo al cual le solde pequeñas navajas lo metí de golpe en su culo y bramo, gimió y grito yo lo sacaba con un furia y lo metía cada vez que lo sacaba pedazos de intestino salían con mierda luego puse la escopeta en su culo y salieron volando sus cesos por donde quiera ja ja ja ja ja ja ja por fin el hijo de puta murió luego corte su cuerpo en pedazos y con la trituradora de ramas lo moli después y embolse todo el puré ja ja ja después lo lleve a la presa y lo arroje sin bolsas y los peces se lo tragaban después fui a la casa y limpie todo y me fui... por fin me sentí excitada fácinada... paso el tiempo y en el pueblo seguían buscando a Frank y Carlos creyeron se fue y yo feliz..en el pueblo hay fiesta un nuevo pastor llegó y una familia llegó a vivir junto a casa un padre amoroso viudo y dos niñas Britany de 10 años y la pequeña Rocíe de 5 años mis hermanas y ellas iban al templo a orar yo cuidaba a mis hermanas... todo parecía estar bien hasta que un día Mirelle mi hermana de 11 años me dijo que el pastor jugaba con ellas en un cuarto y que había hecho llorar a Rocío mi sangre se calentó y le dije que tipo de juego me dijo que les pedía que le besaran el gusano y que a Rocío la había sentado sobre el gusano mi cabeza se nubló y le dije a ti o Catty o a quien más le a hecho eso entonces dijo no sólo a Rocío a mi y a Britany nos hace besarle entonces abrace a mi hermana y después fui al templo ya de noche me subí por un árbol y llegue a donde dormía el pastor lo vi ahí desnudo flajelandose y fotos de mi hermana y de las niñas luego se masturbaba y besaba las fotos me fui y empecé a pensar mi plan... Una noche después de unos días y evitar que fueran las niñas al templo me metí a la habitación del pastor me desnude y me puse perfume luego me puse un velo rojo y me acosté en la cama mi desnudes estaba perfecta el pastor entró y me vio le dije ven tomame el me miró y se paralizó baje de la cama y me inque ante el le baje el pantalón y su pene estaba erecto lo puse en mi boca y este gimió lo mame con delicadeza y este se vino en mi boca luego lo avente a la cama y lo amarre le dije hoy lo haré morir de placer amarre su boca y pase mi lengua por todo su cuerpo y gemía y se retorcía luego me monte en el y me daba sentones y cuando estaba a punto de venirme tome un cuchillo y lo apuñale varias veces hasta venirme uffff que rico su sangre me baño y yo estaba excitada me baje y me metí a bañar luego le metí por el culo juegos artificiales y por todos lados también pólvora después lo arrastre hasta el patio del templo con trabajo subí su cuerpo en un poste lo amarre regrese a limpiar todo el colchón lo saque y lo queme con todo lo que ensucie después me volví a bañar y me cambie toque las campanas y prendí mecha el pueblo se junto y pufff explotó ja ja ja ja todos salpicados y asustados yo muerta de risa me fui a casa y le dije a mis hermanas que cualquier tipo o quien sea las molestará o dañará debían decirme... el pueblo estaba asustado ya nadie salía de noche y tampoco iban al templo y yo como si nada.. seguí en el pueblo tranquila los años pasaron cuando cumplí 18 años era aún más hermosa todos querían conmigo casados viudos divorciados de todo yo a nadie le daba importancia pues trabajaba para mantener a mis hermanas mi vida ya era feliz hasta que un día salimos con mis hermanas a dar un paseo y cuando regresamos Antony yacía en el piso corrimos y estaba muerto un paro cardíaco fulminante lo mató lo enterramos y un licenciado se acercó dijo este es el testamento nos había dejado mucho dinero 2 millones de dólares y la casa yo decidí salir del pueblo a empezar una vida nueva nos fuimos a Phoenix a empezar una nueva vida olvidar todo pero no fue asi después de comprar una casa y vivir bien un 30 de mayo la vida venía a cobrarme todo mi hermana Catty salió a comprar y cuando regresaba unos tipos la golpearon y la violaron la dejaron tirada en un estacionamiento esa noche llegó la policía tocó salí y me dijeron su hermana esta en el hospital fue agredida por varios necesitamos nos acompañe llegue al hospital y la vi golpeada y asustada lloraba desconsolada la mire y abrace le dije quien fue y ella me dijo los chicos del parque cuantos fueron y me dijo todos mi corazón se rompió eran 20 tipos que la habían violado tuvieron que quitarle la matriz y la trataron de 2 enfermedades venéreas sífilis y gonorrea.. deje pasar el tiempo para planear todo un día llegue al parque y los invite a una fiesta yo vestía un diminuto vestido todos dijeron si los lleve a mi casa a mis hermanas las lleve a Mexico a Michoacan al pueblo de mi madre con los abuelos les deje todo el dinero a Catty y le dije que lo cuidará e invertiera en negocios y cuidará a las pequeñas..ese día llegaron todos les invite bebidas y tomaron luego todos no se podían mover los recargue en las sillas y aun podían ver que en mi mano llevaba una motosierra la encendí y uno a uno les corte la cabeza no podían gritan sólo miraban y sus lágrimas rodaban ese fue un baño de sangre ja ja ja ja yo partía sus cabezas y los apuñalaba, luego prendí fuego a la casa y me fui pase a México y llegue con mis hermanas para entonces la policía sabía que fui yo quien los mató mi error fue que alguien me vio una anciana vio cuando salía de esa casa me buscaron por meses y no me encontraban hasta que por récord de mi madre decía de donde era un día decidí irme pero deje a mis hermanas y abuelos en otro estado en coahuila y yo regrese a michoacan a vender la casa y ahí me agarraron la policía de México por que la DEA me buscaba los policías me tenían miedo y pidieron mi ex tradición a USA sabía que no me dejarían para ellos era asesina de 20 personas y merecía morir cuando hablo conmigo el juez le conté con detalle todo lo de Javier, mi madre,Frank, Carlos el pastor y los chicos y ahora estoy aquí encerrada esperando mi muerte pero saben algo no me arrepiento de nada...
submitted by chonny433 to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.06.28 18:07 espijajainfinite Ando construyendo un manga y quisiera opiniones a ver si les gusta :)

Hey chicos que tal, miren, cree un manga de los cuales, ya hice los primeros 3 capítulos y quisiera saber que les parece y si les gusta, actualmente no se dibujar ni tengo los aparatos para hacerlo, pero pude redactar la historia, quisiera que le dieran una opinión, y me digan si les gusta, la idea es en un tiempo pasarlo todo al ingles y presentárselo a los redditors americanos, para poder mantener esta historia en 2 idiomas y que mas gente la siga. Si conocen a algún dibujante con los medios y las ganas o si ustedes son unos, por favor escríbanme, si les gusta el proyecto, planeo crearme un patreon para que los que quieran puedan apoyar, sin mas me despido, muchas gracias.
Se basa en un shonen de peleas, donde el protagonista se ve envuelto en una guerra que busca la exterminación de lo divino, este se une para proteger a sus seres queridos, e intentar hacer recapacitar a uno de sus hermanos con el que ha pasado mas tiempo y se ha unido al bando enemigo.
Goddess Love.
Capítulo 1
- Valjean: Mama, ¿Dónde está mi papa? ¿Quién es mi papa? ; pregunto un valjean de 4 años a su madre luego de darse cuenta de que este no tenía uno.
- Afrodita: Hijo mío, ven siéntate en mis piernas que te contare una linda historia. ; dijo con una sonrisa.
- Afrodita: Tu padre era un hombre fuerte y amable, con un corazón que jamás podre olvidar, y alguien que amaba mucho a sus seres queridos, recuerdo como si fuera ayer cuando lo conocí, y la linda sonrisa que llevaba siempre consigo me enamoro.
Flashback al pasado.
(Afrodita narra) Él era dueño de una floristería, nos conocimos de casualidad mientras estaba pasando por allí, ya que debía comprar muchas flores, el día siguiente había una celebración, y tenía que adornarlo todo, recuerdo que al verlo, este puso una cara como si se le hubiera reiniciado el mundo, lo que muchos llaman amor a primera vista, empezamos a hablar, me regalo una rosa de las más rojas que he visto nunca y me dijo que era la mujer más hermosa que había conocido en su vida. Luego de eso, seguí pasando por su floristería varias veces, y un día me invito a salir.
- Padre de valjean: Qui… ¿Quieres salir conmigo?
- Afrodita: Pensé que nunca lo preguntarías.
Salimos por algún tiempo, luego de unos meses le conté el secreto, usualmente en este punto muchos humanos nos tachan de locos a los dioses, o se lo toman a broma y se van, él no se rio, no me miro con una cara de condescendencia en ningún momento, acepto lo que le dije como una verdad, recuerdo que lo que me dijo fue…
- Padre de valjean: Con razón me enamore de ti nada más te vi, eres la diosa que siempre desee para mi vida, me da igual que seas un ser divino, yo te quiero así tal y como eres, porque en este tiempo me he dado cuenta de que tú eres la mujer de mis sueños, y deseo quedarme a tu lado hasta que muera y luego si es posible, incluso después de muerto.
Ese día, recuerdo haber llorado mucho junto a él, pero de felicidad, los meses, pasaron muy rápido, las estaciones también, y cuando me di cuenta ya llevábamos juntos un año, me quede embarazada de ti, y ese día fui con él y le conté lo que pasaba, a diferencia de los embarazos de humanos, los dioses pasamos por un proceso distinto, los embarazos de los dioses duran 6 días, y para que nazca a un semidiós un humano debe morir e irse al inframundo, donde todos los humanos y semidioses viven juntos por la eternidad.
Esa semana paso muy rápido, y él nunca se asustó en ningún momento, dijo que permanecería a mi lado hasta su muerte, y el cumplió su promesa, esa semana me hizo muy feliz.
- Mira! ¡Le escribí unas cartas a nuestro futuro hijo para cuando yo no este!, le he dejado todo mi conocimiento a él, en cartas para que cuando llegue el día ¡Pueda leerlas todas!, seguro que le encantaran mis conocimientos y contigo a su lado todo será más fácil.
El sexto día llego, y los últimos momentos, estuvieron ahí presentes, recuerdo que ese día la realidad de lo que iba a pasar llego hasta el, donde empezó a llorar y decir que no quería morir, que quería conocer a su hijo y convivir con él, pero que como él no iba a estar me pidió que lo cuidara, y le enseñara todo, que lo hiciera feliz, le explique el miedo a la muerte es normal, pero que de igual manera nos encontraríamos en el más allá, me dijo que me amaba, y se acostó en mi barriga en ese momento, lo último que dijo fue
- Padre de valjean: Cuídame a nuestro chiquitín.
Le afirme con lágrimas en los ojos que ciertamente lo haría, y minutos después el murió, varias horas después naciste tú, ese día toda la isla estaba llena de las más hermosas flores, las flores sobraban, tu padre cultivo cientos de árboles e hizo crecer cientos de flores distintas, y esa fue la última carta de amor que él me hizo, a las horas naciste tú.
- Afrodita: Si te preguntas donde está, pues tu papa está en toda la isla adornándola con la gigante cantidad de hermosas flores y árboles que el cultivo y sembró por toda la isla, y aparte de eso, siempre se encontrara en tu corazón y en el mío, por toda la eternidad, y si tu pregunta es ¿Quién fue? Pues fue un hombre increíble.
Sinapsis.
Nos encontramos años después, en un archipiélago, encontrado entre malta, Grecia y Túnez, un archipiélago conformado por 3 islas las cuales, son únicamente conocidas por semidioses y estas se encuentran en el cielo del mar mediterráneo.
- No lograras tu objetivo, lucharemos contra ti y salvaremos a la humanidad y a la divinidad; Exclamo el centinela caído, el protector de la entrada a la ciudad divina y del tele transporte del templo, tirado en el suelo, herido mortalmente y con una herida atravesándole el pecho.
Esto acontecía en la solitaria bóveda, donde la gente únicamente la usa para su tele transporte con otras zonas divinas importantes.
- Creo que eso ya es demasiado tarde para que tu salves algo porque este es tu fin, tú ya estás muerto.; Exclamo una voz sombría oculto en la oscuridad, sin la más mínima visibilidad del el mismo.
COMIENZO DE LA AVENTURA.
El joven Valjean es un chico de tamaño promedio considerando su edad, al que siempre se le puede observar con una sonrisa que parece su lema de presentación ante cualquier persona que se lo llegue a tropezar en algún momento, de bellos ojos, particulares a la familia que viene, y fácilmente identificables por los demás dioses o semidioses, ya que las pupilas de estos, son unos muy hermosos corazones que hacen brillar a la persona que los posee, a sus 13 años, ya ha podido desarrollar su tan ansiada habilidad familiar y se encuentra deseoso esperando ver el mundo que le espera por delante, con la diversión como lema y como objetivo amar a todos sus seres queridos, se considera un loco de amor por las personas que lo aman, aunque esto no es nada raro por el linaje que posee.
Se le puede ver corriendo por la ciudad, de una manera bastante descuidada, saltando por los bancos, muros, o prácticamente cualquier estructura que se encuentre por el camino, mientras observa a las personas y al entorno que lo rodea, prácticamente olvidándose de lo que lleva en frente, y únicamente concentrándose en lo que sus ojos pueden observar en la distancia; y como se encontraba en la calle principal de la ciudad parecía que su diversión nunca acabaría, pero de repente sin previo aviso tropieza y cae, junto a una chica de una edad bastante parecida a la suya, a lo que al caer le dice:
- Valjean: Lo siento, ¿Estas bien? Déjame ayudarte a levantar; Para ese momento pudo detallar el rostro de la chica, y pudo observar que esta era hermosa, para sus ojos brillaba como el mismo sol, tenía un pelo largo, y quizás era un poco más alta que él, a lo que sintió vergüenza y no pudo evitar enrojecerse
- Chica desconocida: Ah, ten más cuidado la próxima vez, me pude haber lastimado; Exclamo la chica desconocida, con algo de furia en su cara, pero no la suficiente para enojarse por un pequeño accidente, ya que sin decirlo, ella tampoco estaba mirando el camino.
- Valjean: Lo siento mucho, en serio perdón; Ayudo a la chica a levantarse tendiéndole la mano, le sonrió y le dijo: Bueno me tengo que ir, disculpa he quedado a verme con alguien, soy Valjean, ¡Adiós!; A lo que nuestro protagonista volvió a salir corriendo.
Está corriendo hacia el centro de la ciudad, quedo en encontrase con uno de sus hermanos menores, y con el que había pasado más tiempo toda su vida, cuando llega al centro de la ciudad se toma unos minutos para tomar el aliento, para darse cuenta de que su hermano no se encuentra allí todavía, por lo que decide esperarlo, viendo los alrededores, hasta que llega a un barandal, desde el cual se puede ver una de las 3 islas divinas en las que se encuentran.
Cree ver algo y de repente se voltea, pero no ve nada, por lo que continua mirando hasta el horizonte, pero en ese instante, cae un rayo del cielo, que impacta con la isla que podía observar, este rayo, destruye a toda la isla, la onda de impacto, lo lleva a chocar con una pared, y darse un golpe en la cabeza, que lo deja inconsciente por unos minutos, cuando logra levantarse, ve a la otra isla cayéndose en pedazos, y ve como estos pedazos caen directamente al mar, todo el mundo está en pánico, no entiende lo que está pasando, hasta que recuerda que se iba a encontrar con su hermano menor, toma la fuerza que tiene con el miedo que lo inunda, y empieza a buscarlo gritando su nombre, no lo consigue, hasta que a lo lejos ve a un chico, de unos 12 años, de su mismo tamaño, pero con detalles más fríos que los suyos, con un pelo plateado y desordenado, y con los mismos ojos que él, pero los suyos a diferencia, en vez del color rosado de sus pupilas, él las tiene blancas, sentado en una banca, en calma como si nada estuviese pasando, y al detallarlo se da cuenta de que es su hermano.
Al acercarse a él le pregunta que, Salem que haces aquí debes correr, que tienen que irse lo más pronto posible, que nada dice que no caiga un segundo rayo, y destruya esa isla donde se encuentran que deben huir, a lo que su hermano contesta con calma y hasta indiferencia que no, que él se va a quedar allí, que eso que paso fue la furia de un dios destruyendo todo lo que no debe existir y que se unirá a él, a lo que saca un cuchillo y con su mano de manera tajante, apuñala a Valjean en el estómago.
- Valjean: ¿Qué? ¿Por qué?
- Salem: Para que unos vivan, otros deben morir y el objetivo que nos propusimos se debe cumplir, matare a todos los que se pongan en mi camino y se opongan a mí, y tú nunca te me hubieses unido, le dijo con una cara entristecida, eres demasiado unido a ellos y solo te pondrías en mi camino.
Valjean cayó hacia atrás, y se estaba arrastrando por el suelo intentando huir de la persona que solía ser su hermano, en pánico no sabía que hacer estaba temblando completamente, con lágrimas en los ojos, intentando sobrevivir como pudiese mientras su hermano lo seguía a pasos cortos, pudo ver como se le escapaba una lagrima de su ojo izquierdo, a lo que grito lo más fuerte que pudo: POR FAVOR AYUDA NO DESEO MORIR.
Cerro los ojos, se había resignado a morir allí, pero en ese segundo llego un semidiós con una espada, y salto en el medio de el con su hermano, intentando asestarle un golpe mortal al enemigo, que este esquivo sin mucho problema.
El semidiós le pidió que corriera, que se pusiera a salvo y luego buscara ayuda, aun temblado valjean se sacó el puñal del estómago con un dolor terrible, y empezó a correr como su cuerpo se lo permitía, tropezándose de vez en cuando, hasta que pudo llegar a una esquina de un callejón oscuro, y resguardarse allí, se tiro en el suelo, y apoyado a la pared, volvió a caer inconsciente, cuando abrió los ojos, vio a un semidiós con pelo negro corto en frente de él, este poseía unas alas oscuras, y 2 cuernos en la cabeza, uno de cada lado, y con una sonrisa algo malvada, le dijo.
Ashaka: ¿Por fin vas a dignare en despertar? Te pude escuchar pidiendo ayuda, pero cuando llegue te vi corriendo, y escondiéndote acá, tu herida ya tuvo que haber sanado, tenemos que irnos rápido, antes de que alguien nos encuentre
- Valjean: No puedo, tengo miedo, voy a morir
Ashaka arremetió con una patada hacia su cara, a lo que dijo; Reacciona, si te quedas aquí, no vas a poder cumplir lo que querías, si vivir es lo que quieres, nos tenemos que ir ya.
Ashaka levanto a valjean y luego de decirle su nombre, le dijo que era hora de correr
- Ashaka: La vida está llena de decisiones, y la tuya fue pedir ayuda para poder vivir otro día, así que si no quieres morir nos tenemos que ir idiota.
Fin del capítulo 1.
Si les gusta, estaré publicando los otros 2 próximamente.
PD: No se agregar fotos, soy algo nuevo en reddit pero un amigo me hizo ciertos diseños de personajes y de las islas por si los quieren ver, gracias!
submitted by espijajainfinite to iLuTV [link] [comments]


2019.12.17 04:42 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C1

La atención de los estudiantes estaba concentrada en la Maestra. Ella tiene una figura alta, lleva unvestido que se afirmaba estrechamente a su cuerpo, dando énfasis de su abundante pecho. Tenía unas piernas finas, y blancas como la nieve, también llevaba un exquisito maquillaje que la hacía ver elegante y hermosa. Sus ojos estaban llenos de orgullo y arrogancia. La Familia Sagrada es una delas tres familias más grandes en la Ciudad Gloria. Porque ella es de nacimientoNoble,yuna Espiritista Demonio de Nivel 3-plata, ella naturalmente hace a la capital orgullosa.
Como una Espiritista Demonio de Nivel 3-Plata, ella normalmente no debería venir aquí a enseñar. Ella solo accedió a hacerlo porque su sobrino esta en esta clase.
“Espiritistas Demonios y Peleadores Tienen Cinco Diferentes Rangos, Los que Son: Bronce, Plata, Oro, Oro Negro, Y Rango Leyenda. Cada Rango está dividido en Cinco Niveles, De 1-Estrella a 5- Estrellas.”
“Un Espiritista Demonio está por arriba de un Peleador. Un Espiritista Demonio puede formar un ‘Reino Alma‘ en su Dantian*. Tienen la habilidad de integrar unDemoniocapturadoensuReino Alma y entonces combinarse con el Demonio en combate. Esto les permite tener una fuerza que en comparación, es mucho mayor a la de los peleadores.” Shen Xiu levantando su mentón y diciendo de forma muy arrogante, “Justo como yo. Mi Demonios un Zorro de flamas Escarlata.”
[\T/N: Dantian, se refiere a la energía interior de una persona, como su Ki, Qi, Chakra,* etc.]
De pronto, la cara y manos de Shen Xiu tuvieron un cambio espontaneo. Sus rasgos faciales se volvieron más nítidos, sus dientes y uñas se volvieron más afiladas. Finalmente, Una cola escarlata emergió de su parte trasera.
“Después de emerger con un Demonio, puedo controlar su fuerza como también obtener habilidades de fuego. Entre los Demonios , El Zorro de flamas Escarlata es una Bestia de Rango Oro. Eso significa que el Nivel más alto que puedo alcanzar es el de Espiritista Demonio de Nivel Oro. Por supuesto, después de volverme un Espiritista Demonio de Rango Oro, puedo remplazarlo por un Demonio mucho más fuerte.”
Cuando empezó a hablar de su cultivación, el orgullo mostrado en el rostro de Shen Xiu se volvió más denso y visible.
Las palabras de Shen Xiu hicieron a unos estudiantes quedar sorprendidos. Espiritistas Demonio de Rango Oro son una existencia muy lejana para la mayoría de todos ellos.
Mientras Shen Xiu continuaba hablando en el estrado, Nie Li estaba sentado en la fila de atrás. Su mente estaba en trance mientras su Alma flotaba alrededor.
[T/N: Eso de que su “Alma flotaba alrededor” no es como si de verdad su Alma flotara alrededor, solo lo tradujeron así.]
Después de un tiempo, Nie Li lentamente abrió sus ojos. El no pudo hacer nada para evitar estar confundido con la escena enfrente de él.
“¿En dónde estoy?” Nie Li tranquilamente se preguntó a sí mismo.
Él estaba completamente conmocionado cuando se dio cuenta que sus manos se habían vuelto pequeñas y su piel se volvió más suave.
Shen Xiu estaba en el estrado, hablando sin parar. Nie Li claramente recordó que ese era el año en que se unió a la escuela. La maestra hablando era una Espiritista Demonio de Rango 3-Plata y era extremadamente arrogante. Por causa de ella, Nie Li estuvo sin ganas de estudiar por un tiempo.
“¿Yo en realidad he Renacido?” Nie Li estaba profundamente sorprendido. El recordaba ser rodeado y atacado por el Sabio Emperador y seis bestias de Rango Deidad, en donde termino muriendo en batalla. Parece que su Alma ha renacido en el tiempo que el tenia trece años de edad.
Nie Li miro alrededor, y vio rostros familiares: Lu Piao y Du Ze. Esos hermanos que compartieron vida y muerte cuando estaban vivos, excepto que sus apariencias son muy inmaduras.
Y ella, Nie Li volteaa la izquierda. A unos metros de él, una belleza perfecta apareció en su campode visión. Su nombre es Ye ZiYun. Aun cuando su apariencia es solo de trece-catorce años, Actualmente ya se veía hermosa y elegante con pelo de color morado hasta su cintura. Ella tiene cejas arqueadas, y una inteligencia radiante podía ser vista en sus ojos. Ellateníaprofundos hoyuelos cada vez que sonreía.
Aun cuando su apariencia era un poco infantil, Nie Li sabia que, cuando creciera un poco más, seríaextremadamente hermosa y encantadora. Ella llevaba un vestido blanco de seda que le daba una inexpresable elegancia. En su antigua vida, Nie Li tuvo una profunda afección hacia ella desde queera un adolescente.
‘¡Ella no está muerta!‘
[T/N: Por si alguno no sabe, las ‘ son cuando piensan las cosas y “ son cuando lo dicen.]
Nie Li Estaba extremadamente excitado en su corazón, al punto de casi explota.
“Yo en verdad he vuelto en el tiempo, ¿Es esto real? ¿No es un sueño?” Nie Li se preguntaba a sí mismo. El severamente se pellizcaba para estar seguro de no ser un sueño. El claro dolor le dice que no era un sueño. De pronto él pensó en algo.
“¡El Libro Temporal del Demonio Espiritual. Debe ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual”
Nie Li bajo su cabeza e inmediatamente busco por él, pero no lo pudo encontrar. ¡A Nie Li le costaba Creer que este raro fenómeno que le sucedió a él no fuera causa del misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual!
El creador de ese Libro Temporal del Demonio Espiritual no era conocido. Es un libro de alto misterio que siempre mantenía junto a él. El recordaba claramente, que cuando peleaba con el Sabio Emperador y las seis bestias de Rango Deidad, su sangre había cubierto el libro. Debió ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual el que lo trajo de vuelta a sus yo de trece años.
Después de ver todos esos rostros familiares, Nie Li pensaba ensusmemoriasdistantes.El recordaba cuando la Ciudad Gloria estaba bajo el ataque de las bestias Viento-Nieve. El guardián de la Ciudad Gloria, el gran anciano Ye Mo, quien era un Espiritista Demonio de Rango Leyenda, murióen la batalla con las bestias, junto a cientos de miles de personas. Solo unos pocos lograron escapar al desierto, al este de la St. Montaña Ancestral. Durante el Escape, un sobreviviente tras otro fueron muriendo. Un día, ellos estaban acorralados por las bestias en el desierto. Más tarde al anochecer, Nie Li y Ye Zi Yun susurraron para confortar el Alma del otro.
Esa noche, Nie Li finalmente tomo a la diosa entre sus brazos.
Bajo la noche estrellada, la luz de la luna parecía hecha de plata cristalina que pronto se volvió un velo nebuloso. Ye Zi Yun con su exquisito cuerpo, con su clara y cristalina piel que parecía hecha de un modelo de escultura de Jade. Se abrazaron uno al otro con pasión y locura.
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria y por el espantoso escape, el nunca habría podidoobtener el favor de Ye Zi Yun. Él tenía un ridículo bajo talento y era de una familia con solo lo suficiente para sobrevivir. Después de esa noche, ellos fueron rodeados por otro grupo de bestias. En sacrificio para protegerlo, Ye Zi Yun murió por las garras de una de las bestias. Nie Li nunca podrá olvidar ese momento.
Después de que el experimento los amenazantes ataques, Nie Li logro sobrevivir y camino por el Desierto Infinito. A pesar de que su talento era bajo, Sus instintos de sobrevivencia le permitieron a Nie Lie viajar por el Continente Divino. El paso por incontables personas, peleando con bestias. El también paso por muchas cosas misteriosas, Y también por el Libro Temporal del Demonio Espiritual. Si no fuera por el libro, Nie Li no habría sido capaz de haber vuelto.
¡Ese Misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual, Increíblemente lo trajo de vuelta en el tiempo!
Volvió antes de la destrucción de la Ciudad Gloria. Antes de que sus padres, familia y hermanosmurieran en la batalla. Antes de que Ye Zi Yun muriera en el escape.
“¡Desde que he vuelto, los cielos me han dado otra oportunidad! No dejare que la destrucción de laCiudad Gloria suceda de nuevo.” Nie Li dijo bajo su aliento, apretando los dientes. El firmemente yahizo su decisión.
Vagamente recordó que recientemente él ha entrado al instituto y debería tener trece años. Nie Li quería reír muy felizmente y decir: ‘¡Estoy de vuelta, qué bueno!‘
‘¡Sabio Emperador, la próxima vez que nos encontremos, yo te masacrare completamente, y vengaremi antigua vida!‘
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria, él y Ye Zi Yun habrían sido de dos mundos completamente diferentes. Siendo imposible el que ellos estuvieran juntos. Ye Zi Yun era la hija del Señor de la Ciudad Gloria, sin mencionar que su abuelo es Ye Mo el Espiritista Demonio de RangoLeyenda.
Nie Li era de una familia que no sostenía ningún poder e iba cayendo cada vez más. Ambos, en lamitad del escape, construyeron un profundo sentimiento el uno por el otro. Nie Li solo supo de la identidad de ella más tarde. Cuando Ye Zi Yun entro al instituto, nadie en la clase sabía su identidad.
En la Ciudad Gloria, hay tres grandes Familias. La Familia Divina, la Familia Sagrada, y la familia Viento-Nieve. Ellos representaban el poder supremo de la Ciudad Gloria, El pináculo de las nobles familias. El Señor de la ciudad usualmente nacía de una de esas tres familias. Después de las tresgrandes familias hay siete Familias Nobles y después de ellos están las doce Familias Aristócratas.
Nie Li Pertenecía a la Familia Marcas Sagradas que estaba en el último lugar entre las familias Aristócratas. Aun cuando ellos todavía tienen poco estatus, hay una diferencia astronómica entre ellos y Las Siete Nobles Familias, sin contar a las Tres Grandes Familias que están mucho más lejos.
Con el Soporte* de Nie Li, es simplemente imposible el estar junto a Ye Zi Yun.
[T/N: Soporte es como sus conexiones, la familia que lo apoya por atrás con sus decisiones.]
Pero, un brillo de determinación paso por los ojos de Nie Li, desde que él ha renacido, ¿Eso es algúnproblema? Aun cuando su cultivación es pobre, con un vasto conocimiento de su antigua vida, aumentar su talento no es imposible.
“Nie Li, ¿A que le estas sonriendo?” Pregunto Lu Piao, mirando perplejo a Nie Li.Seestaba preguntando si ya se había vuelto loco, desde que se ha estado riendo el solo por un tiempo e incluso viendo a Ye Zin Yun con una mirada lasciva*.
[T/N: Lasciva = Cochina, pensando en algo adulto]
“¡Solo estoy siendo Feliz! Buen Hermano, ¡Qué bueno verte!” Nie Li Declaro mientras excitadamente abrazo a Lu Piao. Es un hábito de su vida pasada.
Después de ser ridículamente abrazado por Nie Li, Lu Piao Murmuro enojado, “¡Oí, Nie Li! ¡Quien es tu buen hermano, ¿Señor Gay? ¡Rápido, Suéltame!”
Lu Piao estaba agitado, pensando que han iniciado la escuela hace no mucho, solo se habían conocido por unos días. No eran lo suficiente cercanos como para este nivel de intimidad.
Nie Li No dejo de abrazarlo. El miro seriamente a Lu Piao y Rió “¡No importa que pienses, en micorazón, siempre serás mi hermano!”
Naturalmente Nie Li no le podía decir a Lu Piao sobre las aventuras de vida y muerte que pasaron juntos en su vida pasada. Observando la mirada fija que le lanzaba Nie Li, Lu Piao quedo atónito porun tiempo y no pudo hacer nada para evitar decir, “¡Rarito!”
Aun así, no importaba que, las palabras que dijo Nie Li previamente, lo hicieran sentirse movido. Lu Piao miro a Nie Li y dijo, “Sé que eres de los nobles en la Ciudad Gloria, pero déjame advertirte: No tengas ideas con esa chica. Su identidad es extremadamente misteriosa. Escuche que cuando entroal instituto el Director personalmente le organizo su habitación.”
Nie Li sonrió sutilmente, Lu Piao desconoce que la identidad de Ye Zi Yun que Nie Li ya la sabe.
“¡Ella es mi mujer!” Declaro Nie Li, mirando a la hermosa chica con el pelo largo no muy lejos de él. Su corazón late excepcionalmente rápido al pensar en esa noche de pasión. Nie Li no pudo evitar el sentir caliente su corazón.
De pronto Nie Li recordó, ¡El y Ye Zi Yun solo tienen trece!
‘Zi Yun, ¿Cuándo crecerás para volverte la hermosa y encantadora mujer de antes? ¡Yo prometo protegerte y crecer junto a ti!‘
No muy lejos, Ye Zi Yun parecía haber notado algo. Ella giro su cabeza y miroaNieLi.Ella gentilmente arrugo sus cejas, y pensó que Nie Li debe ser un noble travieso. Desde el comienzo de laclase, él ha estado viéndola sin parar. Si él se atreve a provocarla, ella no lo dejara ir tan fácilmente.Ye Zi Yun no quería hacer uso de su estatus para hacer amigos, pero eso no significa que ella sedejara humillar si alguien la molesta.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.10.28 23:23 Farajo001 Una Historia de Terror: "La casa de Adela" de Mariana Enriquez

Es recomendable que apagues la luz, cierres la persiana ya que no debe haber ninguna luz
(Si disfrutaste de esta historia, por favor dale a la flecha naranja y comentá cómo te hizo sentir)
" Todos los días pienso en Adela. Y si durante el día no aparece su recuerdo —las pecas, los dientes amarillos, el pelo rubio demasiado fino, el muñón en el hombro, las botitas de gamuza—, regresa de noche, en sueños. Los sueños con Adela son todos distintos, pero nunca falta la lluvia ni faltamos mi hermano y yo, los dos parados frente a la casa abandonada, con nuestros pilotos amarillos, mirando a los policías en el jardín que hablan en voz baja con nuestros padres.
Nos hicimos amigos porque ella era una princesa de suburbio, mimada en su enorme chalet inglés insertado en nuestro barrio gris de Lanús, tan diferente que parecía un castillo, y sus habitantes, los señores, y nosotros, los siervos en nuestras casas cuadradas de cemento con jardines raquíticos. Nos hicimos amigos porque ella tenía los mejores juguetes importados, que le traía su papá de Estados Unidos. Y porque organizaba las mejores fiestas de cumpleaños cada 3 de enero, poco antes de Reyes y poco después de Año Nuevo, al lado de la pileta, con el agua que, bajo el sol de la siesta, parecía plateada, hecha de papel de regalo. Y porque tenía un proyector y usaba las paredes blancas del living para ver películas mientras el resto del barrio todavía tenía televisores blanco y negro.
Pero, sobre todo, nos hicimos amigos de ella, mi hermano y yo, porque Adela tenía un solo brazo. O a lo mejor sería más preciso decir que le faltaba un brazo. El izquierdo. Por suerte no era zurda. Le faltaba desde el hombro; tenía ahí una pequeña protuberancia de carne que se movía, con un retazo de músculo, pero no servía para nada. Los padres de Adela decían que había nacido así, que era un defecto congénito. Muchos otros chicos le tenían miedo, o asco. Se reían de ella, le decían monstruita, adefesio, bicho incompleto; decían que la iban a contratar en un circo, que seguro estaba su foto en los libros de medicina.
A ella no le importaba. Ni siquiera quería usar un brazo ortopédico. Le gustaba ser observada y nunca ocultaba el muñón. Si veía la repulsión en los ojos de alguien, era capaz de refregarle el muñón por la cara o sentarse muy cerca y rozar el brazo del otro con su apéndice inútil, hasta humillarlo, hasta dejarlo al borde de las lágrimas.
Nuestra madre decía que Adela tenía un carácter único, era valiente y fuerte, un ejemplo, una dulzura, qué bien la criaron, qué buenos padres, insistía. Pero Adela decía que sus padres mentían. Sobre el brazo. No nací así, contaba. Y qué pasó, le preguntábamos. Y entonces ella contaba su versión. Sus versiones, mejor dicho. A veces contaba que la había atacado su perro, un dóberman negro llamado Infierno. El perro se había vuelto loco, les suele pasar a los dóberman, una raza que, según Adela, tenía un cráneo demasiado chico para el tamaño del cerebro; por eso les dolía siempre la cabeza y se enloquecían de dolor, se les trastornaba el cerebro apretado contra los huesos. Decía que la había atacado cuando ella tenía dos años. Se acordaba: el dolor, los gruñidos, el ruido de las mandíbulas masticando, la sangre manchando el pasto, mezclada con el agua de la pileta. Su padre lo había matado de un tiro; excelente puntería, porque el perro, cuando recibió el disparo, todavía cargaba con Adela bebé entre los dientes.
Mi hermano no creía en esta versión.
—A ver, ¿y la cicatriz dónde está?
Ella se molestaba.
—Se curó rebién. No se ve.
—Imposible. Siempre se ven.
—No quedó cicatriz de los dientes, me tuvieron que cortar más arriba de la mordida. .
—Obvio. Igual tendría que haber cicatriz. No se borra así nomás.
Y le mostraba su propia cicatriz de apendicitis, en la ingle, como ejemplo.
—A vos porque te operaron médicos de cuarta. Yo estuve en la mejor clínica de Capital.
—Bla bla bla —le decía mi hermano, y la hacía llorar. Era el único que la enfurecía. Y, sin embargo, nunca se peleaban del todo. Él disfrutaba con sus mentiras. A ella le gustaba el desafío. Y yo solamente escuchaba y así pasaban las tardes después de la escuela hasta que mi hermano y Adela descubrieron las películas de terror y cambió todo para siempre.
No sé cuál fue la primera película. A mí no me daban permiso para verlas. Mi mamá decía que era demasiado chica. Pero Adela tiene mi misma edad, insistía yo. Problema de sus papás si la dejan: ya te dije que no, decía mi mamá, y era imposible discutir con ella.
—¿Y por qué a Pablo lo dejás?
—Porque es más grande que vos.
—¡Porque es varón! —gritaba mi papá, entrometido, orgulloso.
—¡Los odio! —gritaba yo, y lloraba en mi cama hasta quedarme dormida.
Lo que no pudieron controlar fue que mi hermano Pablo y Adela, llenos de compasión, me contaran las películas. Y cuando terminaban de contarme las películas, contaban más historias. No puedo olvidarme de esas tardes: cuando Adela contaba, cuando se concentraba y le ardían los ojos oscuros, el parque de la casa se llenaba de sombras, que corrían, que saludaban burlonas. Yo las veía cuando Adela se sentaba de espaldas al ventanal, en el living. No se lo decía. Pero Adela sabía. Mi hermano no sé. Él era capaz de ocultar mejor que nosotras.
Él supo ocultar hasta el final, hasta su último acto, hasta que solamente quedó de él ese costillar a la vista, ese cráneo destrozado y, sobre todo, ese brazo izquierdo en medio de las vías, tan separado de su cuerpo y del tren que no parecía producto del accidente —del suicidio, le sigo diciendo accidente a su suicidio—; parecía que alguien lo había llevado hasta el medio de los rieles para exponerlo, como un saludo, un mensaje.
La verdad es que no recuerdo cuáles de las historias eran resúmenes de películas y cuáles eran inventos de Adela o Pablo. Desde que entramos en la casa, nunca pude ver una película de terror: veinte años después conservo la fobia y, si veo una escena por casualidad o por error en la televisión, esa noche tomo pastillas para dormir y durante días tengo náuseas y recuerdo a Adela sentada en el sofá, con los ojos quietos y sin su brazo, mientras mi hermano la miraba con adoración. No recuerdo, es cierto, muchas de las historias: apenas una sobre un perro poseído por el demonio —Adela tenía debilidad por las historias de animales—, otra sobre un hombre que había descuartizado a su mujer y había ocultado sus miembros en una heladera y esos miembros, por la noche, habían salido a perseguirlo, piernas y brazos y tronco y cabeza rodando y arrastrándose por la casa, hasta que la mano muerta y vengadora mató al asesino apretándole el cuello —Adela tenía debilidad, también, por las historias de miembros mutilados y amputaciones—; otra sobre el fantasma de un niño que siempre aparecía en las fotos de cumpleaños, el invitado terrorífico que nadie reconocía, de piel gris y sonrisa ancha.
Me gustaban especialmente las historias sobre la casa abandonada. Incluso sé cuándo comenzó la obsesión. Fue culpa de mi madre. Una tarde, después de la escuela, mi hermano y yo la acompañamos hasta el supermercado. Ella apuró el paso cuando pasamos frente a la casa abandonada que estaba a media cuadra del negocio. Nos dimos cuenta y le preguntamos por qué corría. Ella se rió. Me acuerdo de la risa de mi madre, de lo joven que era esa tarde de verano, del olor a champú de limón de su pelo y de la carcajada de chicle de menta.
—¡Soy más tonta! Me da miedo esa casa, no me hagan caso.
Trataba de tranquilizarnos, de portarse como una adulta, como una madre.
—Por qué —dijo Pablo.
—Por nada, porque está abandonada.
—¿Y?
—No hagas caso, hijo.
—¡Decime, dale! .
—Me da miedo que se esconda alguien adentro, un ladrón, cualquier cosa.
Mi hermano quiso saber más, pero mi madre no tenía mucho más para decir. La casa había estado abandonada desde antes de que mis padres llegaran al barrio, antes del nacimiento de Pablo. Ella sabía que, apenas meses antes, se habían muerto los dueños, un matrimonio de viejitos. ¿Se murieron juntos?, quiso saber Pablo. Qué morboso estás, hijo, te voy a prohibir las películas. No, se murieron uno atrás del otro. Les pasa a los matrimonios de viejitos, cuando uno se muere, el otro se apaga enseguida. Y, desde entonces, los hijos se están peleando por la sucesión. Qué es la sucesión, quise saber yo. Es la herencia, dijo mi madre. Se están peleando para ver quién se queda con la casa. Pero es una casa bastante chota, dijo Pablo, y mi mamá lo retó por usar una mala palabra.
—¿Qué mala palabra?
—Sabés perfectamente: no voy a repetir.
—«Chota» no es una mala palabra.
—Pablo, por favor.
—Bueno. Pero está que se cae la casa, mamá.
—Qué sé yo, hijo, querrán el terreno. Es un problema de la familia.
—Para mí que tiene fantasmas.
—¡A vos te están haciendo mal las películas! .
Yo creí que le iban a prohibir seguir viendo películas, pero mi mamá no volvió a mencionar el tema. Y, al día siguiente, mi hermano le contó a Adela sobre la casa. Ella se entusiasmó: una casa embrujada tan cerca, en el barrio, a dos cuadras apenas, era la pura felicidad. Vamos a verla, dijo ella. Los tres salimos corriendo. Bajamos a los gritos las escaleras de madera del chalet, muy hermosas (tenían de un lado ventanas con vidrios de colores, verdes, amarillos y rojos, y estaban alfombradas). Adela corría más lento que nosotros y un poco de costado, por la falta del brazo; pero corría rápido. Esa tarde llevaba un vestido blanco, con breteles; me acuerdo de que, cuando corría, el bretel del lado izquierdo caía sobre su resto de bracito y ella lo acomodaba sin pensar, como si se sacara de la cara un mechón de pelo.
La casa no tenía nada especial a primera vista, pero, si se le prestaba atención, había detalles inquietantes. Las ventanas estaban tapiadas, cerradas completamente, con ladrillos. ¿Para evitar que alguien entrara o que algo saliera? La puerta, de hierro, estaba pintada de marrón oscuro; parece sangre seca, dijo Adela.
Qué exagerada, me atreví a decirle. Ella solamente me sonrió. Tenía los dientes amarillos. Eso sí me daba asco, no su brazo, o su falta de brazo. No se lavaba los dientes, creo; y, además, era muy pálida y la piel traslúcida hacía resaltar ese color enfermizo, como en los rostros de las geishas. Entró en el jardín, muy pequeño, de la casa. Se paró en el pasillo que llevaba a la puerta, se dio vuelta y dijo:
—¿Se dieron cuenta?
No esperó nuestra respuesta.
—Es muy raro, ¿cómo puede ser que tenga el pasto tan corto?
Mi hermano la siguió, entró en el jardín y, como si tuviera miedo, también se quedó en el pasillo de baldosas que iba de la vereda a la puerta de entrada.
—Es verdad —dijo—. Los pastos tendrían que estar altísimos. Mirá, Clara, vení.
Entré. Cruzar el portón oxidado fue horrible. No lo recuerdo así por lo que pasó después: estoy segura de lo que sentí entonces, en ese preciso momento. Hacía frío en ese jardín. Y el pasto parecía quemado. Arrasado. Era amarillo y corto: ni un yuyo verde. Ni una planta. En ese jardín había una sequía infernal y al mismo tiempo era invierno. Y la casa zumbaba, zumbaba como un mosquito ronco, como un mosquito gordo. Vibraba. No salí corriendo porque no quería que mi hermano y Adela se burlaran de mí, pero tenía ganas de escapar hasta mi casa, hasta mi mamá, de decirle sí, tenés razón, esa casa es mala y no se esconden ladrones, se esconde un bicho que tiembla, se esconde algo que no tiene que salir.
Adela y Pablo no hablaban de otra cosa. Todo era la casa. Preguntaban en el barrio sobre la casa. Preguntaban al quiosquero y en el club; a don Justo, que esperaba el atardecer sentado en la puerta de su casa, a los gallegos del bazar y a la verdulera. Nadie les decía nada de importancia. Pero varios coincidieron en que la rareza de las ventanas tapiadas y ese jardín reseco les daba escalofríos, tristeza, a veces miedo, sobre todo miedo de noche. Muchos se acordaban de los viejitos: eran rusos o lituanos, muy amables, muy callados. ¿Y los hijos? Algunos decían que peleaban por la herencia. Otros que no visitaban a sus padres, ni siquiera cuando se enfermaron. Nadie los había visto. Nunca. Los hijos, si existían, eran un misterio.
—Alguien tuvo que tapiar las ventanas —le dijo mi hermano a don Justo.
—Vos sabés que sí. Pero lo hicieron unos albañiles, no lo hicieron los hijos.
—A lo mejor los albañiles eran los hijos.
—Seguro que no. Eran bien morochos los albañiles. Y los viejitos eran rubios, transparentes. Como vos, como Adelita, como tu mamá. Polacos debían ser. De por ahí.
La idea de entrar en la casa fue de mi hermano. Me lo sugirió primero a mí. Le dije que estaba loco. Estaba fanatizado. Necesitaba saber qué había pasado en esa casa, qué había adentro. Lo deseaba con un fervor muy extraño para un chico de once años. No entiendo, nunca pude entender qué le hizo la casa, cómo lo atrajo así. Porque lo atrajo a él, primero. Y él contagió a Adela.
Se sentaban en el caminito de baldosas amarillas y rosas que partía el jardín seco. El portón de hierro oxidado estaba siempre abierto, les daba la bienvenida. Yo los acompañaba, pero me quedaba afuera, en la vereda. Ellos miraban la puerta, como si creyeran que podían abrirla con la mente. Pasaban horas ahí, sentados, en silencio. La gente que pasaba por la vereda, los vecinos, no les prestaban atención. No les parecía raro o quizá no los veían. Yo no me atrevía a contarle nada a mi madre.
O, a lo mejor, la casa no me dejaba hablar. La casa no quería que los salvara.
Seguíamos reuniéndonos en el living de la casa de Adela, pero ya no se hablaba de películas. Ahora Pablo y Adela —pero sobre todo Adela— contaban historias de la casa. De dónde las sacan, les pregunté una tarde. Parecieron sorprendidos, se miraron.
—La casa nos cuenta las historias. ¿Vos no la escuchás?
—Pobre —dijo Pablo—. No escucha la voz de la casa.
—No importa —dijo Adela—. Nosotros te contamos.
Y me contaban.
Sobre la viejita, que tenía ojos sin pupilas pero no estaba ciega.
Sobre el viejito, que quemaba libros de medicina junto al gallinero vacío, en el fondo.
Sobre el fondo, igual de seco y muerto que el jardín, lleno de pequeños agujeros como madrigueras de ratas.
Sobre una canilla que no dejaba de gotear porque lo que vivía en la casa necesitaba agua.
A Pablo le costó un poco convencer a Adela de que entrara. Fue extraño. Ahora ella parecía tener miedo: se turnaban. En el momento decisivo, ella parecía entender mejor. Mi hermano le insistía. La agarraba del único brazo y hasta la sacudía. En el colegio, se hablaba de que Pablo y Adela eran novios y los chicos se metían los dedos en la boca, hasta la garganta, haciendo gesto de vómito. Tu hermano sale con la monstrua, se reían. A Pablo y Adela no les molestaba. A mí tampoco. A mí solamente me preocupaba la casa.
Decidieron entrar el último día del verano. Fueron las palabras exactas de Adela, una tarde de discusión en el living de su casa.
—El último día del verano, Pablo —dijo—. Dentro de una semana.
Quisieron que yo los acompañara y acepté porque no quería dejarlos. No podían entrar solos en la oscuridad.
Decidimos entrar de noche, después de la cena. Teníamos que escaparnos, pero salir de casa tarde, en verano, no era tan difícil. Los chicos jugaban en la calle hasta tarde en el barrio. Ahora no es así. Ahora es un barrio pobre y peligroso, los vecinos no salen, tienen miedo de que les roben, tienen miedo de los adolescentes que toman vino en las esquinas y a veces se pelean a tiros. El chalet de Adela se vendió y fue dividido en departamentos. En el parque se construyó un galpón. Es mejor, creo. El galpón oculta las sombras.
Un grupo de chicas jugaba al elástico en medio de la calle; cuando pasaba un auto —circulaban muy pocos—, paraban para dejarlo pasar. Más lejos, otros pateaban una pelota y donde el asfalto era más nuevo, más liso, algunas adolescentes patinaban. Pasamos entre ellos, desapercibidos.
Adela esperaba en el jardín muerto. Estaba muy tranquila, iluminada. Conectada, pienso ahora.
Nos señaló la puerta y yo gemí de miedo. Estaba entreabierta, apenas una rendija.
—¿Cómo? —preguntó Pablo.
—La encontré así.
Mi hermano se sacó la mochila y la abrió. Traía llaves, destornilladores, palancas; herramientas de mi papá que había encontrado en una caja, en el lavadero. Ya no las iba a necesitar. Estaba buscando la linterna.
—No hace falta —dijo Adela.
La miramos confundidos. Ella abrió la puerta del todo y entonces vimos que adentro de la casa había luz.
Recuerdo que caminamos de la mano bajo esa luminosidad que parecía eléctrica, aunque en el techo, donde debería haber lámparas, sólo había cables viejos, asomando de los huecos como ramas secas. Parecía la luz del sol. Afuera era de noche y amenazaba tormenta, una poderosa lluvia de verano. Ahí adentro hacía frío y olía a desinfectante y la luz era como de hospital.
La casa no parecía rara por adentro. En el pequeño hall de entrada estaba la mesa del teléfono, un teléfono negro, como el de nuestros abuelos.
Que por favor no suene, que no suene, me acuerdo de que recé así, de que repetí eso en voz baja, con los ojos cerrados. Y no sonó.
Los tres juntos pasamos a la siguiente sala. La casa se sentía más grande de lo que parecía desde afuera. Y zumbaba, como si vivieran colonias de bichos ocultos detrás de la pintura de las paredes.
Adela se adelantaba, entusiasmada, sin miedo. Pablo le pedía «esperá, esperá» cada tres pasos. Ella hacía caso pero no sé si nos escuchaba claramente. Cuando se daba vuelta para mirarnos, parecía perdida. En sus ojos no había reconocimiento. Decía «sí, sí», pero yo sentí que ya no nos hablaba. Pablo sintió lo mismo. Me lo dijo después.
La sala siguiente, el living, tenía sillones sucios, de color mostaza, agrisados por el polvo. Contra la pared se apilaban estantes de vidrio. Estaban muy limpios y llenos de pequeños adornos, tan pequeños que tuvimos que acercarnos para verlos. Recuerdo que nuestros alientos, juntos, empañaron los estantes más bajos, los que alcanzábamos: llegaban hasta el techo.
Al principio no supe lo que estaba viendo. Eran objetos chiquitísimos, de un blanco amarillento, con forma semicircular. Algunos eran redondeados, otros más puntiagudos. No quise tocarlos.
—Son uñas —dijo Pablo.
Sentí que el zumbido me ensordecía y me puse a llorar. Abracé a Pablo, pero no dejé de mirar. En el siguiente estante, el de más arriba, había dientes. Muelas con plomo negro en el centro, como las de mi papá, que las tenía arregladas; incisivos, como los que me molestaban cuando empecé a usar aparatos; paletas como las de Roxana, la chica que se sentaba delante de mí en el colegio. Cuando levanté la cabeza para alcanzar a ver el tercer estante, se fue la luz.
Adela gritó en la oscuridad. Mi corazón latía tan fuerte que me dejaba sorda. Pero sentía a mi hermano, que me abrazaba los hombros, que no me soltaba. De pronto, vi un redondel de luz en la pared: era la linterna. Dije: «Salgamos, salgamos.» Pablo, sin embargo, caminó en dirección opuesta a la salida, siguió entrando en la casa. Lo seguí. Quería irme, pero no sola.
La luz de la linterna iluminaba cosas sin sentido. Un libro de medicina, de hojas brillantes, abierto en el suelo. Un espejo colgado cerca del techo, ¿quién podía reflejarse ahí? Una pila de ropa blanca. Pablo se frenó: movía la linterna y la luz sencillamente no mostraba ninguna otra pared. Esa habitación no terminaba nunca o sus límites estaban demasiado lejos para ser iluminados por una linterna.
—Vamos, vamos —volví a decirle, y recuerdo que pensé en salir sola, en dejarlo, en escapar. .
—¡Adela! —gritó Pablo.
No se la escuchaba en la oscuridad. Dónde podía estar, en esa habitación eterna. .
—Acá.
Era su voz, muy baja, cerca. Estaba detrás de nosotros. Retrocedimos. Pablo iluminó el lugar de donde venía la voz y entonces la vimos.
Adela no había salido de la habitación de los estantes. Nos saludó con la mano derecha, parada junto a una puerta. Después giró, abrió la puerta que estaba a su lado y la cerró detrás de ella. Mi hermano corrió, pero cuando llegó a la puerta, ya no pudo abrirla. Estaba cerrada con llave.
Sé lo que Pablo pensó: buscar las herramientas que había dejado afuera, en la mochila, para abrir la puerta que se había llevado a Adela. Yo no quería sacarla: solamente quería salir, y lo seguí, corriendo. Afuera llovía y las herramientas estaban desparramadas sobre el pasto seco del jardín; mojadas, brillaban en la noche. Alguien las había sacado de la mochila. Cuando nos quedamos quietos un minuto, asustados, sorprendidos, alguien cerró la puerta desde adentro.
La casa dejó de zumbar.
No recuerdo bien cuánto tiempo pasó Pablo intentando abrirla. Pero en algún momento escuchó mis gritos. Y me hizo caso.
Mis padres llamaron a la policía.
Y todos los días y casi todas las noches vuelvo a esa noche de lluvia. Mis padres, los padres de Adela, la policía en el jardín. Nosotros empapados, con pilotos amarillos. Los policías que salían de la casa diciendo que no con la cabeza. La madre de Adela desmayada bajo la lluvia.
Nunca la encontraron. Ni viva ni muerta. Nos pidieron la descripción del interior de la casa. Contamos. Repetimos. Mi madre me dio un cachetazo cuando hablé de los estantes y de la luz. «¡La casa está llena de escombros, mentirosa!», me gritó. La madre de Adela lloraba y pedía «por favor, dónde está Adela, dónde está Adela».
En la casa, le dijimos. Abrió una puerta de la casa, entró en una habitación y ahí debe estar todavía.
Los policías decían que no quedaba una sola puerta dentro de la casa. Ni nada que pudiera ser considerado una habitación. La casa era una cáscara, decían. Todas las paredes interiores habían sido demolidas.
Recuerdo que los escuché decir «máscara», no «cáscara». La casa es una máscara, escuché.
Nosotros mentíamos. O habíamos visto algo tan feroz que estábamos shockeados. Ellos no querían creer siquiera que habíamos entrado en la casa. Mi madre no nos creyó nunca. Ni siquiera cuando la policía rastrilló el barrio entero, allanando cada casa. El caso estuvo en televisión: nos dejaban ver los noticieros. Nos dejaban leer las revistas que hablaban de la desaparición. La madre de Adela nos visitó varias veces y siempre decía: «A ver si me dicen la verdad, chicos, a ver si se acuerdan…»
Nosotros volvíamos a contar todo. Ella se iba llorando. Mi hermano también lloraba. Yo la convencí, yo la hice entrar, decía.
Una noche, mi papá se despertó y escuchó que alguien intentaba abrir la puerta. Se levantó de la cama, agazapado, pensaba que encontraría a un ladrón. Encontró a Pablo, que luchaba con la llave en la cerradura —esa cerradura siempre andaba mal—; llevaba herramientas y una linterna en la mochila. Los escuché gritar durante horas y recuerdo que mi hermano le pedía por favor que quería mudarse, que si no se mudaba, se iba a volver loco.
Nos mudamos. Mi hermano se volvió loco igual. Se suicidó a los veintidós años. Yo reconocí el cuerpo destrozado. No tuve opción: mis padres estaban de vacaciones en la costa cuando se tiró bajo el tren, bien lejos de nuestra casa, cerca de la estación Beccar. No dejó una nota. Él siempre soñaba con Adela: en sus sueños, nuestra amiga no tenía uñas ni dientes, sangraba por la boca, sangraban sus manos.
Desde que Pablo se mató, vuelvo a la casa. Entro en el jardín, que sigue quemado y amarillo. Miro por las ventanas, abiertas como ojos negros: la policía derrumbó los ladrillos que las tapiaban hace quince años y así quedaron, abiertas. Adentro de la casa, cuando el sol la ilumina, se ven vigas y el techo agujereado y basura. Los chicos del barrio saben lo que pasó ahí adentro. En el suelo pintaron, con aerosol, el nombre de Adela. En las paredes de afuera también. ¿Dónde está Adela?, dice una pintada. Otra, más pequeña, escrita con fibra, repite el modelo de una leyenda urbana: hay que decir Adela tres veces a la medianoche, frente al espejo, con una vela en la mano, y entonces veremos reflejado lo que ella vio, quién se la llevó.
Mi hermano, que también visitaba la casa, vio esas indicaciones e hizo ese viejo ritual una noche. No vio nada. Rompió el espejo del baño con sus puños y tuvimos que llevarlo al hospital para que lo cosieran.
No me animo a entrar. Hay una pintada sobre la puerta que me mantiene afuera. Acá vive Adela, ¡cuidado!, dice. Imagino que la escribió un chico del barrio, en chiste o desafío. Pero yo sé que tiene razón. Que ésta es su casa. Y todavía no estoy preparada para visitarla."

V I B E C H E C K

submitted by Farajo001 to u/Farajo001 [link] [comments]